Logo Fundación Renovables

Y aún dicen que las renovables son caras

Jorge Morales

Socio Protector  de Fundación Renovables

 Vivimos deprisa, sin tiempo para discernir lo anecdótico de lo sustancial. Nos sometemos a una avalancha informativa entre la que no es fácil distinguir los intereses empresariales que frecuentemente están detrás de cada noticia.

El sector energético vive en la actualidad uno de esos momentos históricos, caracterizado porque, gracias a un enorme esfuerzo tecnológico desarrollado durante decenas de años, por primera vez hemos sido capaces de conseguir que las fuentes de energía renovables puedan competir con las convencionales en numerosos escenarios sin necesidad de considerar su arrollador balance de externalidades. Esto es, de costes no considerados en el precio.

Solo pensar en una de las externalidades: los efectos bélicos asociados frecuentemente al control de los hidrocarburos, me lleva a recordar a Sorolla, motivación del título de este artículo, para preguntarme si incluso a precios superiores aún hay quien pueda decir que las renovables sean caras.

Desafortunadamente, este tipo de argumentos son, en una sociedad como la nuestra, insuficientes para convencer a la población –y por ende a sus políticos– de la necesidad imperiosa de cambiar a un modelo energético en el que las renovables sean protagonistas; pero he aquí que, como digo, ya no es necesario. Estamos de enhorabuena, ahora podemos poner números encima de la mesa para demostrar que, incluso restringiendo nuestro análisis a los precios, las renovables son vencedoras.

Las centrales de gas

Demostrémoslo para el caso de la energía eléctrica en España.

Aparte de renovables y de cogeneración, en los últimos quince años solo se han construido centrales de gas, técnicamente denominadas ciclos combinados. Y no pocas: de ninguna en 2001 se ha pasado a cerca de un 25% del total de la potencia instalada en el país en 2012.

Sus promotores –las eléctricas tradicionales– se han hartado de publicitar sus bondades: mayor eficiencia en la transformación de energía, menor contaminación que las centrales de carbón, alta flexibilidad para adaptar su funcionamiento a las condiciones de la demanda… Podemos decir, por tanto, que son el Rolls-Royce de la generación eléctrica.

Lamentablemente es difícil saber lo que nos cuesta cada MWh producido por estas centrales, por la sencilla razón de que la regulación española no impone a ningún organismo su publicación (nótese la diferencia con las renovables, cuyos costes, por tecnología y año de puesta en servicio son publicados todos los meses por la Comisión Nacional de Energía).

Pero he aquí que nuevamente estamos de enhorabuena: a raíz de un informe de la propia CNE de diciembre de 2012 sobre pagos por capacidad, esto es, sobre pagos a las centrales aunque no produzcan energía, hemos podido saber, si no lo que tendrían que ingresar para ganar dinero, sí al menos los costes que es necesario cubrir para que las centrales de gas no lo pierdan. Eso sí, nos tenemos que conformar con un gráfico, el siguiente, copiado de la página 12. Seguramente la publicación de números exactos habría resultado demasiado aventurada.

01

 

Pues bien, ahora solo tenemos que acudir al informe sobre el sistema eléctrico español correspondiente al año 2012 publicado por Red Eléctrica de España para transformar los valores anteriores, referidos a potencia instalada (MW), en costes por energía (MWh) producida.

 

02

03

En efecto, basta multiplicar los costes por MW aportados por la CNE por la potencia instalada y dividir el resultado por la energía producida para obtener el coste por MWh. Es lo que hago en la tabla siguiente, aprovechando para dividir producción entre potencia y obtener así las horas anuales equivalentes de funcionamiento de las centrales.

04

Los resultados son claros: el coste medio por MWh producido en el último año por las centrales de gas es de 98 €/MWh, habiendo llegado a los 100 un año antes. Incluso en años como 2008 con mucha mayor utilización de estas centrales –verdadero problema del sector intencionadamente ignorado por gran parte de la opinión pública– el coste no bajó en ningún momento de 70 €/MWh.

05

Las renovables

Pasemos a las renovables. El nuevo sistema ideado en julio de 2013 por el Gobierno impide conocer de forma inmediata el precio que se asigna a este tipo de instalaciones, porque ha desaparecido el concepto de pago por inyección, esto es, de precio fijo por cada MWh producido y se ha sustituido por un sistema bastante complejo –y, en consecuencia, mucho más opaco– que básicamente consiste en un pago fijo por potencia instalada (denominado retribución a la inversión, similar a los pagos por capacidad) que se suma a la retribución propia del mercado mayorista sometida ésta a unos límites inferior y superior.

El Gobierno, por el momento, no contempla que se hagan nuevas renovables en la Península –lo reserva para casos excepcionales, típicamente impuestos por la Unión Europea– pero, a tenor de que el coste de generación convencional es varias veces superior en las islas, sí ha propuesto en agosto de 2013 los parámetros retributivos máximos –para ser beneficiario de ellos hay que ganar un concurso y ofertar por debajo– para las nuevas instalaciones eólicas y fotovoltaicas a construir en las islas.

La propuesta figura a continuación y está referenciada a una retribución “complementaria” por mercado mínima de 42 y máxima de 54 €/MWh. Esto es, un promedio de 48 €/MWh.

6

Me centraré, por ser el sistema de costes más próximos al de la Península, en el caso de las instalaciones eólicas y fotovoltaicas de tipo II (suelo) en Mallorca-Menorca.

Empezando por la eólica, tenemos una retribución a la inversión de 49.231 €/MW. Si suponemos unas 2.500 horas equivalentes de funcionamiento (valor estándar de mercado) esto equivale a unos 20 €/MWh que sumados a los 48 €/MWh de mercado nos dan unos ingresos totales de 68 €/MWh.

Es decir, el Gobierno considera que los nuevos parques eólicos serían rentables hoy percibiendo unos ingresos medios inferiores a los costes actuales de las centrales de gas.

El caso de la fotovoltaica, tachada de inmadura por alguna eléctrica que no cuenta entre sus activos con plantas de esta tecnología, es aún más paradigmático: 16.378 €/MW que divididos entre las 1.700 horas equivalentes promedio de las instalaciones de la tecnología en Baleares nos da menos de 10 €/MWh, que sumados a los 48 €/MWh del mercado resultan menos de 58 €/MWh.

Es decir, el Gobierno reconoce que el coste de la fotovoltaica hoy es al menos un 40% más barato que el gas y aún sigue considerando que las nuevas instalaciones solares deben ser excepcionales.

Y subrayo hoy. Porque la fotovoltaica ha reducido sus costes un 80% en los últimos diez años mientras que el crudo Brent (muy relacionado con el precio del gas en Europa) ha escalado cerca de un 400% en el mismo período. Los análisis a futuro de costes son tan abrumadores que no necesitan ni hoja de cálculo.

No me resisto a detenerme, para concluir, en la comparación de pagos fijos a unas y otras tecnologías. Como puede comprobarse en el informe de la CNE citado anteriormente, durante el año 2012, las centrales de gas han cobrado en concepto de pagos por capacidad, esto es, antes de empezar a generar ni un solo MWh, cerca de 30.000 €/MW. Los pagos fijos que el Gobierno propone ahora para la fotovoltaica son cerca de la mitad. Para el resto de retribución, ambas deberán ir al mismo mercado. Solo que la solar no podrá participar en los servicios de ajuste del sistema que proporcionan relevantes ingresos adicionales a las centrales de gas.

El hecho es más que paradójico en la medida en que las centrales de gas tienen un componente variable en sus costes muy relevante (tanto mayor cuanto mayor es su funcionamiento); mientras que las centrales solares prácticamente no tienen costes variables (el sol, por el momento, es gratis). Una muestra mal de lo desafortunado del nuevo sistema retributivo propuesto por el Gobierno que, en lugar de diseñarse para tratar a cada tecnología según sus costes, fuerza a las renovables a participar en un sistema diseñado para las fósiles.

¿Aún crees que las renovables son caras?

 

 

 

This Post Has 14 Comments

  1. Buen artículo Jorge.

    Dos matizaciones, que no llevan la contraria a lo que bien indicas.
    – El gobierno no reconoce que las renovables sean más eficientes, ese “reconocimiento” es una deducción realizada extraída de tu estudio, a partir de varios datos publicados. Es decir, el gobierno ni sabe lo que publica, ni sus propias contradicciones, ni tiene la capacidad para hacer el análisis que has hecho tu, ni sabe lo que implícitamente está reconociendo. Si se leyeran este artículo seguramente se saldrían por la tangente.
    – Lo que se ha hecho en este país con las instalaciones de gas es una barbaridad. Hace años se puso de moda entre ciertos grupos políticos (no diré cuales porque francamente me da igual) y ecologistas presumir de las bondades de las centrales de ciclo combinados, cuando cualquiera con algo de conocimiento veía que la cantidad de centrales instaladas, el coste de operación de las mismas, y sus beneficios medio ambientales eran como mínimo cuestionables. Fruto de esta sobre instalación tenemos la red de gas urbano canalizamos que tenemos, que es algo completamente in habitual en otros países.
    Y por último, no me gusta señalar a ningún culpable, pero vamos… todos sabemos la cantidad de políticos (me da igual ideología) colocados en las eléctricas, y los numerosos viajes, negocios y acuerdos de nuestro jefe de estado. Así nos va. Una pena

    Enhorabuena por tu artículo.

    1. Gracias, Luis. La motivación es, precisamente, desnudar las contradicciones de la política energética del Gobierno. Coincido contigo en que no saben lo que publican.

  2. Gracias por ayudarnos a desenmarañar las mentiras tan bien hiladas desde la jerga tecnocrática. Quería, al hilo de este artículo, proponeros que exploréis una interesante vía de lucha económico-democrática (bueno, simplemente de progreso, diría yo): se trata de desmontar también el papel “estratégico” que se le supone al gas “natural” (fósil). Se trata de la fabricación de gas (metano) sintético utilizando electricidad renovable. Se está haciendo en Alemania, aún en fase de prototipos (plantas alfa y beta), pero permite prescindir ya definitivamente de los fósiles y meter energía renovable en la red de gas actual, es decir, almacenar la energía eléctrica, es decir, liberar a las renovables de las restricciones temporales/naturales de producción, es decir: Garantizar por sí solas el suministro estable, seguro y suficiente, para todo un sistema energético de un país cualquiera actualmente (o una localidad…). COn la combinación de: Parque fotovoltaicao, planta de metanosíntesis y ciclo combinado (recuperación de CO2 para metanosíntesis). Ya es posible técnicamente (yo diría incluso que económicamente) que comunidades decididas y democráticas se independicen energéticamente.

    Tenéis información comercial en: http://www.etogas.com

    Información científica:

    STERNER, Michael (2009). Bioenergy and Renewable Power Methane in 100% Renewable Energy Systems. Tesis Doctoral. Kassel University Press

    SPECHT, Michael, et. al. (2009). Storing Bioenergy and Renewable Electricity in the Natural Gas Grid. Topics 2009. FVEE-AEE:

    http://www.etogas.com/fileadmin/user_upload/Publikationen/Wind2SNG_ZSW_IWES_SolarFuel_FVEE.pdf

  3. Este artículo no puede quedar solo para ser leído por una minoría.
    Se debe buscar la forma de que llegue a más gente. Si es necesario pagar, se
    busca, hay que buscar la forma de que llegue al gran público. Ayer, Galán desde
    su miseria, retaba a la gente de las renovables a debatir con el. Es una
    oportunidad: al menos que se sepa que él es el que no acepta el debate.

  4. Buen articulo Jorge, pero sigo pensando que, tal y como defiende la Fundación, antes de pagar el estado debería tener una auditoría independiente de los costes ‘declarados’ por las cias eléctricas. Y tu articulo parte de estos datos… ;-(

    Respecto al debate sobre la comparación entre los costes de las diferentes tecnologías, el IDAE hizo un profundo estudio de prospectiva de costes para el PER, que seguro conocerás. http://www.idae.es/index.php/mod.documentos/mem.descarga?file=/documentos_11227_e2_tecnologia_y_costes_7d24f737.pdf

    Lamentablemente NO es posible comparar directamente entre tecnologías en base a este coste (LCOE), la discusión ahora está en la comparación según el SLCOE (System LCOE) que incluye mas conceptos como los costes de integración de las diferentes tecnologías (No sólo de las renovables) en el sistema eléctrico.

    1. Gracias AlonsoXL; pero no parto de datos de las eléctricas sino de la CNE que considera costes de combustible en frontera y costes estándar de mercado de inversión y O&M.
      Ciertamente para determinar el mix ideal hay que considerar otros aspectos además del precio. El artículo no pretende sustituir todas las centrales convencionales por eólica y fotovoltaica, solo pretende demostrar que el argumento de que éstas son caras es falaz.

      En mi opinión, el cálculo del SLCOE necesariamente ha de hacerse sobre un mix completo, nunca tecnología a tecnología, buscando el mix óptimo; pero el punto de partida debe ser el LCOE.
      Por cierto, que ya me hubiera gustado ver el SLCOE cuando se promovieron nucleares en España, por ejemplo…

  5. Cabe decir desde el principio que me encanta tu artículo y que estoy totalmente a favor del uso de las energías renovables, sin embargo, encuentro un sesgo importante en los cálculos y que seguramente es en lo que se apoyan las eléctricas para rebatir artículos similares, a saber.
    La red eléctrica necesita ser flexible para asumir picos de demanda, esta flexibilidad la aporta principalmente las centrales de gas, ya que tanto renovables como nucleares no son capaces de adaptarse a una demanda variable.
    En momentos de gran demanda, las centrales de gas están en funcionamiento y su potencia instalada es necesaria, sin embargo, las primeras que paran el suministro eléctrico en momentos de baja demanda también son estas centrales de gas, por tanto, no puedes hacer una comparación entre centrales que están funcionando al 100% de sus posibilidades (renovables) frente a otras que funcionan a un porcentaje muy inferior de ese 100% no porque sean menos rentables, sino porque son las “únicas” capaces de adaptarse a la demanda puntual del sistema.
    Para saber cual es más rentable se deben evaluar ambas en las mismas características, y a día de hoy, creo que produciendo todas al 100% son más rentables las de gas.
    Por otra parte, totalmente de acuerdo en que debería haber mayor transparencia en el sector.

    1. Sin ser un experto en la matería me gustaría apuntar dos cuestiones a este comentario, Manu:
      1. ¿No habría que poner en duda la necesidad de tanta potencia instalada de gas cuando nunca ha sido puesta en funcionamiento en más de un 50%?
      2. Es cierto que cuanto más se utilicen las centrales de gas es menor su gasto, esta relación responde a una curva parabólica, es decir, llega un momento en que ya no baja tanto su coste, porque siempre tendremos unos gastos variables por producción (el gasto del combustible) que además,y como bien dice Jorge en su artículo, va subiendo cada año y no parece que vaya a bajar.

  6. Los datos que se ofrecen en este artículo, son muy importantes y explican claramente la agresividad contra las renovables. ¡Sólo un 17% de horas de funcionamiento de los ciclos combinados respecto del total posible en 2012! Las eléctricas lógicamente están que no saben que hacer para evitar una situación ruinosa y están forzando (¿Corrompiendo?) al gobierno para tomar medidas que, como la reforma eléctrica, van no sólo contra la Constitución sino contra el pueblo español y contra el más tenue sentido común.

    Todo esto es fruto de la ineptitud de nuestros empresarios eléctricos que cometieron un monumental error estratégico al invertir la cantidad enorme que se invirtió en ciclos combinados. Minusvaloraron, por su inmensa ignorancia, el increíble potencial de la tecnología del silicio y del resto de renovables y, en vez de invertir en modelos de negocio distribuidos como el de la fotovoltaica siguieron invirtiendo ingentes cantidades de dinero en tecnologías que perpetuasen su modelo centralizado. Y claro, de repente, les ha salido una competencia que les quita el mercado.

    Lo peor es que los accionistas de las eléctricas no se dan cuenta de que si no cambian de inmediato su modelo y empiezan a deshacerse de ciclos combinados y a invertir agresivamente en fotovoltaica su ruina es imparable. Por mucho que el gobierno prevarique, que arruinen a un sector como el fotovoltaico o que eliminen cientos de miles de puestos de trabajos tan extremadamente necesarios como ahora, la realidad es la que es, la fotovoltaica va a seguir bajando de precio, las instalaciones no van a durar 25 años sino 50 o 75 y todos los paises civilizados lo saben y están tomando medidas como Alemania para incentivar el almacenamiento con baterías. Todo lo contrario que aquí, hasta que, de nuevo, sea inevitable otra crisis y haya que rescatar a las eléctricas con un coste enorme, una vez más, para la sociedad.

    Señores de las eléctricas, echen a sus presidentes a la calle y pídanles responsabilidades por su ruinosa gestión. Se ahorraran unos sueldos enormes y le harán un favor a su economía y a su país.

    Señores votantes, nunca vuelvan a votar a PP ni a PSOE son un grupo de ineptos ignorantes incapaces de tener una estrategia en algo tan importante como la energía, dejándose corromper traicionando a su pueblo.

    Señores funcionarios del ministerio de Energía… ¿Ustedes no son responsables de nada de lo que está ocurriendo? Sean éticos por favor, sirvan al pueblo.

    Señores de la Abogacía del Estado. ¿Ustedes van a ponerse también en contra del pueblo español defendiendo los intereses de las eléctricas cuando se planteen los recursos contra la Reforma Eléctrica? Si lo hacen espero que la historia, sus amigos y su familia les recuerden su traición.

    La energía centralizada sólo quedará donde no pueda instalarse energía distribuida y, en algún caso, para por la noche. Todo ocurrirá mucho más rápido de lo que se cree. Hay miles de investigadores y cantidades ingentes de dinero invirtiéndose ahora para que eso suceda.

  7. Interesante artículo porque contrapone las argumentaciones que siempre se plantean contra las renovables, es decir, el coste y sólo el coste directo.
    Simplemente recordar lo que ya sabemos: Hay otros costes que no entran en las fórmulas que siempre nos quieren enseñar, como los costes medioambientales (¿cuánto cuesta a la sanidad los problemas relacionados con la contaminación?), los costes geopolíticos (¿cuánto cuestan las guerras relacionadas directa o indirectamente con el control de los combustibles fósiles?) y sociales (¿cuánto cuesta el monopolio energético, es decir, que no nos permitan como ciudadanos ser, además de consumidores, productores energéticos?).

  8. Excelente articulo.
    Solo añadir que en el 2013 la producción de las plantas de ciclo combinada es aun menor, a caído hasta los 24-25 TWh, es decir funcionaran menos de 1000 Horas anuales. Por lo que los costes deben estar entorno a los 125€/MWh.

  9. Por cierto, hace unos meses escribí un articulo sobre lo que nos cuesta el generación eléctrica con carbón autóctono.

    http://falaciasecologistas.blogspot.com.es/2013/02/el-carbon-autoctono-vuelve-ser-mas.html

    En el 2012 los costes promedios son de 81,29€/MWh. Esto no son los costes de producción… si no lo que estamos pagando la sociedad por esta electricidad, E incluye la retribución a las centrales térmicas por la venta de la electricidad y las ayudas directas a la produccion del carbón a la minería.

    Y cabe destacar que solo en 57% del carbón que se quema en estas centrales es autóctono. El resto es importado.

    Lo mas interesante es que los costes de producción de las térmicas de carbón reconocidos en el BOE(BOE-A-2011-20651), son muy superiores a los costes de produccion de la eólica y la fotovoltaica.
    Para algunas centrales térmicas como Elcogas, superan ampliamente los 100€/MWh.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *