Logo Fundación Renovables

La Fundación comparte el compromiso de ejecutar un Plan de Transición Energética para que en 2050 el 100% del consumo proceda de energías renovables

Fundación Renovables valora positivamente la parte energética del documento de Podemos

El documento debe aclarar si las responsabilidades para llevar a cabo la Transición Energética y las de la mitigación del cambio climático recaen sobre el mismo o distintos departamentos

La Fundación Renovables pide criterios más coherentes en cuanto a la exención al impuesto a la generación de electricidad a las instalaciones renovables

La Fundación Renovables valora positivamente la parte energética del documento “Un país para la gente. Bases políticas para un gobierno estable y con garantías”, elaborado y presentado ayer por Podemos-En Comú Podem-En Marea de cara a las negociaciones con el PSOE y otros partidos para la gestación de un nuevo gobierno.

Al tiempo, la Fundación reclama a estas formaciones políticas que unifiquen las responsabilidades para llevar a cabo la Transición Energética a un modelo eficiente y 100% renovable con las de la mitigación del cambio climático porque, tal y como se recoge en el documento presentado ayer, no queda suficientemente claro. Así pues, la Transición Energética parece recaer en el propuesto Ministerio de Industria, Energía y Turismo, al considerarse como una de las dos “prioridades estratégicas del Gobierno del Cambio en el desarrollo de su política industrial”, mientras que la mitigación del cambio climático estaría en el ámbito de actuación del de Ministerio de Medio Ambiente, ya que es en el área de “Medio ambiente y mundo rural” del documento donde única y exclusivamente aparece mencionada una “Ley de Cambio Climático”, la cual, a su vez, incluye la “elaboración y desarrollo de un plan de transición energética para que el 100% del consumo proceda de energías renovables en el año 2050”.

Dado que, como recoge el propio documento, más del 80% de las emisiones de Gases de Efecto Invernadero en España se originan en el sistema energético (incluidas las del transporte), la Fundación Renovables sugiere que, para mayor eficacia, se aborden conjuntamente todas las cuestiones relacionadas con el cambio de modelo energético y la lucha contra el cambio climático.

La Fundación comparte que se plantee como una prioridad de la acción económica del Gobierno la transición energética hacia una economía descarbonizada, 100% renovable, no dependiente energéticamente del exterior y más eficiente; y que se apueste sin ambages por la transición energética y la I+D+i como senda ineludible para reducir la dependencia y garantizar la sostenibilidad económica y medioambiental de nuestra economía.

Entre las muchas medidas valoradas positivamente, puede destacarse que los dos ejes fundamentales del Plan Nacional de Transición Energética sean “un Plan de Ahorro y Eficiencia Energética (cuya columna vertebral será la rehabilitación energética de edificios, principalmente de viviendas) y un Plan Nacional de Energías Renovables que incorporará todos los eslabones de la cadena: I+D, fabricación, instalación y generación”.

Como ya ha apuntado la Fundación en documentos publicados anteriormente, comparte la necesidad de “llevar a cabo una auditoría del sistema eléctrico, incluyendo tanto la deuda acumulada por el déficit de tarifa como una auditoría de costes de todo el sistema”, “la modificación del marco regulatorio y del mercado eléctrico de modo que todas las fuentes de generación de electricidad reciban una retribución razonable basada en los costes reales de producción”, así como “la recuperación del carácter de servicio público del suministro energético”.

Se considera muy acertada la decisión de derogar todas las trabas administrativas, técnicas y económicas al autoconsumo eléctrico que no tengan justificación, como las previstas en el RD 900/2015, de modo que toda la energía autoconsumida instantáneamente quede libre de cualquier tipo de imposición, la energía vertida al sistema eléctrico sea justamente retribuida por la empresa comercializadora, los trámites administrativos sean ágiles y se permitan instalaciones compartidas; por ejemplo, entre viviendas de una misma comunidad de vecinos. Para la Fundación Renovables, la promoción del autoconsumo es fundamental como tecnología básica del futuro y clave para el empoderamiento de la sociedad civil.

Sin embargo, resulta desacertado lo referente a la exención al impuesto a la generación de electricidad a las instalaciones renovables de menos de 100 kilovatios (kW), por las siguientes razones. Al decir “de menos de 100 kW” se están dejando fuera a 18.200 instalaciones, muchísimas veces en manos de agrupaciones de familias, que decidieron juntarse en una sola instalación para ahorrar costes administrativos y de gestión. Si esta propuesta se ha hecho con intención de tener algún carácter social, demuestra desconocimiento pues en estos momentos hay 2.800 instalaciones con 99 kW y 4.600 entre 95 y 99 kW, que quedarían exentas, y no parece que se diferencien mucho de las demás. Además, con la redacción actual, significativos proyectos de cooperativismo entre particulares con instalaciones renovables serían penalizados de forma absolutamente irracional.

También, para la Fundación Renovables, resulta sorprendente el olvido de los partidos de la cuestión de la movilidad eléctrica, especialmente teniendo en cuenta que los Gases de Efecto Invernadero los produce mayoritariamente el transporte y el uso de automóviles al utilizar, principalmente, combustibles derivados del petróleo. Ni en el documento de Podemos ni en el del PSOE, presentado hace unos días, se hace referencia específica a este tema. En el del PSOE sólo hay una única cita a la “movilidad sostenible” en el apartado de fiscalidad ambiental. En el de Podemos se hace referencia, también en ese punto, a “reformar el impuesto sobre vehículos de tracción mecánica para tomar en consideración las características contaminantes de los vehículos” y a la posibilidad de estudiar “la aplicación de impuestos de congestión en ciertas ciudades para incentivar el transporte público”. La Fundación Renovables piensa que sin una acción decidida sobre este aspecto será imposible cumplir con los compromisos de emisiones de GEI adquiridos por España.

Por otro lado, la Fundación comparte la inclusión del cierre definitivo de la central nuclear de Garoña y del cierre progresivo de las demás centrales nucleares, finalizándose este proceso en el 2024, así como del cierre paulatino de las centrales de carbón, aunque para éstas no concreta fecha (la Fundación Renovables propone que las térmicas de carbón queden completamente cerradas para 2025). También la “prohibición del fracking y de las nuevas exploraciones de hidrocarburos”, aunque considera que debería añadir de forma clara que se prohibirán nuevas prospecciones y la explotación de yacimientos tanto realizadas por tecnologías convencionales como no convencionales (fracking, perforación en aguas profundas, perforación horizontal…).

“Este documento presentado por Podemos, como, en gran medida, el aportado por el PSOE hace unos días, es un buen punto de partida para lograr avanzar eficazmente hacia la necesaria sostenibilidad energética y para mejorar nuestro medio ambiente y la economía”, ha manifestado Domingo Jiménez Beltrán, Presidente de la Fundación Renovables.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *